La osteopatía o medicina osteopática es una profesión sanitaria totalmente complementaria a la medicina convencional.

Fué desarrollada por Andrew Taylor Still a partir de un sistema de diagnóstico y tratamiento donde se pone una atención especial en la estructura y los problemas mecánicos del cuerpo.

Con el tratamiento, conseguimos activar los mecanismos de autocuración y regulación del organismo, con diversas técnicas terapéuticas como manipulaciones articulares, técnicas de energía muscular, movilizaciones pasivas, estiramientos, técnicas de alta velocidad y técnicas funcionales, entre otras.

El tratamiento consistirá en una exhaustiva evaluación completa inicial, para elaborar un correcto diagnóstico y aplicar un tratamiento específico para cada tipo de paciente.

El tratamiento osteopático consiste en tratar las disfunciones del organismo que se puedan encontrar en la columna vertebral, en las articulaciones, en el sistema nervioso, el sistema muscular, las vísceras y el cráneo.

Encontramos 3 grandes bloques osteopáticos:

  • Osteopatía estructural: enfocada al tratamiento del aparato neuro-músculo-esquelético.
  • Osteopatía craneal: se centra en problemas craneales y su influencia sobre el sistema nervioso central.
  • Osteopatía visceral: enfocada al tratamiento de los órganos y las vísceras, mejorando su función mediante la manipulación manual.